En lo filosófico

Desde el velo trasparente Jesús Pérez Marqués

Si desde el velo trasparente que cubre la piel en la materia se ha de infiltrar el nuevo conocimiento,  es el momento de decir lo fácil que es encontrar al  Dios de todos y lo difícil que lo han puesto todos para encontrarlo  sin ninguna vinculación que perturbe o moleste a los demás.

 

Uno parece estar solo cuando clama justicia a la sinrazón de la propia materia en lo individual más inmediato.  Parece que sus quejas, tan solo son espacios aislados, ajenos a nuestro entorno, sin pensar que la rueda que jira y mueve el universo  entre los millones que en su continuas preguntas  y respuestas no encuentran respuestas y equivocan sus preguntas a falta de referentes que el tiempo y los intereses personales han ido borrando.

 

Otros dentro de su propio espacio han sido luz y camino para los demás, dejando las huellas para seguir  sobre sus pasos que en su día los hicieron desaparecer o no quisieron mirar y que han servido de referente en las siguientes generaciones como camino a seguir sin seguir y sin mirar.

 

Cada peldaño que sube un hombre los demás van detrás, detrás de cada hombre esta el destino y la evolución.

 

Si todo lo que no se puede decir esta dicho y satanizado si todo lo que se dice se quiere convertir en el hueco sonido de las palabras, que significado podemos encontrar en ellas si no la conjugación de lo que esperamos, sabemos, intuimos o deseamos dentro de nuestro interior, apreciar para quitar el velo que las trasluce y las lleva a sonidos sonoros que ya conocemos en la decadencia de sonidos repetidos.

 

Música que nos hace huir para no bajar la guardia en la apariencia de una lagrima sombra escondida detrás de su son.

 

Podría ser una razón para escribir, el no escribir, no decir nada, crear un espacio individual directo para llegar a lo más íntimo para hacerle ver lo que ya ve y no quiere ver. Lo que le podría decir si quisiese escuchar en vez de quedarse sordo y mudo ante lo que ve.

 

Podría volver atrás, sin querer, sin mirar y recoger todo los errores y el daño que nos hemos hecho, que nos han hecho que nos seguimos haciendo con tan solo una oración de rodillas, si de rodillas ante un orfanato donde los pobres huérfanos tan solo querían vivir, comer, calentarse y alimentar una oración dentro de su corazón sin la necesidad de  que la justicia material se uniese a la divina y mantuviesen de rodillas  toda una vida de incomprensión.

Señalamos con el dedo a lo profano que está delante de nosotros, si hoy podemos señalarlo, quien dice que no se puede creer en los milagros. Estamos aquí, podemos hablar, exponer, denunciar, expresar cualquier idea y pensamiento.Atacar a diestro y siniestro con razón o sin razón. Mantener políticas verdes, azules, radiactivas, hasta sabemos quién obra bien y quien obra mal.

 

Tenemos presente lo presente, incluida una crisis que nadie entiende pero que asumimos, tenemos presente los de enfrente, los de derechas, los de izquierdas. Y nosotros, si nosotros somos Europeos y vamos a votar porque tenemos ese derecho si queremos y si no, no pasa nada.

 

Podría ser una razón para escribir, el no escribir, no decir nada, crear un espacio individual directo para llegar a lo más íntimo para hacerle ver lo que ya ve y no quiere ver. Lo que le podría decir si quisiese escuchar en vez de quedarse sordo y mudo ante lo que ve.

 

 

Rehacer lo hecho para repetir lo mismo, tan solo es mantener la esencia y seguir, una forma de no permitir olvidos en los milenios.

 

 
   

 

 
Compartir
FaceBook  Twitter