EL DESPROPOSITO DE LAS ENERGIAS

 

La mayoría desconocen lo que crean y recrean  cada día en las enseñanzas comunes y el hecho de tener que vivir con el conjunto de los demás.

Efecto causa es la apariencia simple de nuestros actos, repercutidos en lo que provocamos sin darnos cuenta.  La rutina diaria, sin pensar en ningún momento que eso puede afectarnos a nosotros, cuando deseamos  o SENTIMOS malos deseos sentimientos o pensamientos hacia los demás  en la mayoría de los casos  es y estamos mandando una energía negativa que queda en el aire, en el espacio, o al revés otros lo están haciendo hacia nosotros.

Eso repercute al entorno y el malestar en las proporciones del conjunto. Dejar  negatividad, que mas tarde repercutirá personalmente hacia nosotros, no deja de ser y  es una falta total de conocimientos y de no preocuparnos por nosotros mismos, de la realidad y de lo que hacemos con ello.

Nos asustamos ante las  enfermedades,  médicos, clima, virus etc., que verdaderamente puede producirse a trabes de cualquier otra vía o  medio. Pero no podemos descartar que pueda  haber sido provocado solamente por LA NEGATIVIDAD  DE VARIAS O DE UNA persona.

Cuando el efecto es de una mayoría, como ocurre en ciudades y pueblos, nos encontramos que esa propia negatividad  adquiere una fuerza insospechada y nos afecta directamente a nosotros y a   todo  el entorno, ocurriendo a veces desgracias serias, que si no hubiesen sido provocadas por las propias vibraciones negativas del conjunto nunca hubiese ocurrido.

Nada ocurre porque sí y en la mayoría de  de los sucesos van acompañados de ese tipo de fenómenos, en algunos casos cuando alguien  genera una negatividad hacia alguien concreto y ese alguien la recibe inconsciente,  los demás se recrean sobre ella y sin saberlo ni quererlo recaen sobre la persona provocando enfermedades o depresiones como ocurre en infinidad de personas marginales, tarde o temprano han de tener problemas serios y continuos y si la negatividad sigue alimentándose de las personas y del propio entorno ejerciendo sobre su inconsciencia el dominio de sus pensamientos  generando a trabes de ellos más de una desgracia el problema puede generar en casos muy concretos hasta la propia muerte.

A mayor cantidad de personas generando negatividad sobre otra u otras, provoca  depresiones, enfermedades, accidentes, histerias, y hasta la propia locura de quienes la reciben. De hecho un montón de videntes se aprovechan  de este tipo de casos y de las personas que lo padecen. Estas personas que recurren a ellos por estar inmersos en enfermedades que aparentemente no existen y para los médicos forma parte del estrés o enfermedades nerviosas se encuentran indefensos ante la vida y las propias creencias y solo cuando se padece en las propias carnes es cuando uno se da cuenta que lo desconocido o lo paranormal esta hay, y no podemos verlo ni entenderlo.

A nivel personal y desde dentro del conocimiento y en casos específicos por no alarmar nos podemos encontrar que la persona que tenemos a nuestro lado que aparentemente nos quiere y no nos desea nada malo es la que está ejerciendo el mayor desastre sobre nuestro estado físico y  psíquico, pues tiene todos los medios para entrar sin ningún tipo de obstáculo y nos hace llevar una vida inmensa en problemas y problemas y pequeñas enfermedades, en vez de tener paz y armonía.

Escudándonos, en que la vida es así, que no la hemos creado nosotros, y que eso es normal, pues  todo el mundo lo hace. Sus propios pensamientos  y deseos  se activan y desear el mal cabrearse,  y sentir, sátira o menosprecio por los demás es lo más corriente. Nos encontramos que gracias a esa forma de entender la vida estamos generando y alimentando continuamente, al mal o a lo negativo que en si vive y se recrea de NOSOTROS y en parte  los fenómenos paranormales a fuerza  de incomprensión aparecen en la mayoría de los casos cuando se condensa demasiada negatividad.

Cuando un cúmulo de energías negativas provocadas por diversas causas  REPERCUTEN a niveles de pueblos, ciudades, capitales, o naciones,  quedan en el ESPACIO todos conscientes o inconscientes las recibimos, cuando las cosas van  mal para todos el entorno la energía que provocan es negativa y la mayoría se encuentra mal. O todo lo contrario cuando es positivo  todo el mundo o  la mayoría  recibe esas vibraciones.

No quiero profundizar en este espacio y desde lo paranormal, lo que produce y genera  en las formas que repercuten hacia nosotros en materia y espíritu. Alegamos que eso forma parte de la vida y así es, pero inconscientemente las hemos creado nosotros y nosotros recibimos las consecuencias, parte de lo paranormal está vinculado a este tipo de fenómenos que nadie presta atención pero que están ahí. Y que son reales.

Todos nos sentimos poseedores de la verdad y de nuestro yo. Ese (yo) que tanto enarbolamos nos puede pasar una mala jugada si permitimos que el entorno nos lleve a provocar energías negativas, en esa inconsciencia, en el fondo, quien está jugando con nosotros es esa misma energía, maldad, o presencia por no llamarlo de otra manera que se alimenta, vive y se recrea dentro de nosotros generando y beneficiándose de nosotros sin ni siquiera saberlo.