En lo paranormal

Lo paranormal en lo aparente estable  de parejas y sus  fenómenos

.

 

Hace días que no escribo sobre lo paranormal,  y no es por culpa de no tener temas que exponer, todo lo contrario (Sera por temas) más bien por el hecho en si que produce el escribir sobre ello desde este ángulo y el desequilibrio que puede provocar al hacerlo desde el compromiso personal. Hoy el tema que voy a tratar quiero o voy a intentar trasmitirlo desde lo impersonal o en terceras personas siempre vinculantes por lo delicado y comprometido del mismo.

Seguramente estas experiencias, sensaciones o vivencias algunos de vosotros ya las habréis tenido y el hecho de dar forma y vida a diferentes formas de entender o pensar por no entrar en otro tipo de criterios que serian más sólidos pero que se alejarían más de la razón, diré que si alguien es celoso, obsesivo, o retiene demasiado tiempo lo que le puede impactar o no le gusta oír de su pareja, que no siga leyendo porque voy a entrar de lleno en un fenómeno muy habitual en las parejas y no siempre tienen que estar vinculados necesariamente a terceros personales o impersonales, hablo de materia y espíritu, de lo que puede entrar dentro de nosotros cuando estamos haciendo el amor, la manipulación, la simple obsesión, el mero placer, dentro de nosotros o nuestra pareja.

Como definir dentro de nosotros las diferentes apetencias sexuales según el momento la persona o las diferentes personas y momentos que compartimos con ellas.

Porque el sexo es a veces más masculino y otras es más femenino, o se mezclan entre ambos dentro de un mismo coito sin prestarle atención, y descargamos sin control en el último segundo, que a veces hasta nos molesta.

Aparte de lo obsesivo de la mente que nos lleva a cuerpos esbeltos, a conocidos, famosos, vecinos o amigos dentro de la rutina. Cuantas veces nos dejamos llevar por impulsos y sensaciones que desconocemos y provocan un deseo o sumisión hacia una dirección que en el fondo no nos apetece ni aceptamos.

No descarto el amor como parte fundamental del sexo, ni la edad, ni las necesidades de cada momento de nuestra vida, adolescencia, juventud, madurez, vejez,  y la diferencia de cuerpos y anatomías personales que se unen y entrelazan en la cadena humana en las mil y una formas de coexistir y cohabitar en la vida.

Tampoco voy a entrar en las infidelidades ni las apetencias sexuales de cada uno por que eso no tiene nada más que la importancia personal de cada uno a la hora de hacer o elegir, aunque esto se podría matizar con causa y efecto o bien en parte con lo que expondré a continuación.

Dentro de lo cotidiano o lo común en parejas estables están vinculadas normalmente y aparentemente al día a día, el pan, la leche, los niños, el trabajo, etc. Hoy ha estado bien, mañana será otro día, a ver cuando me toca, pero nos hemos parado a pensar dentro de esa rutina sin contar o contando los extras, cuantas veces  lo provocan terceros en más o en menos y verdaderamente con quien y de qué forma hacemos el sexo:

Dicho esto narrare una situación compleja de una pareja de apariencia normal como la mayoría pero que dentro de la misma empezaron a surgir problemas y a la hora de resolverlos acababan en la cama haciendo el amor y sin darse cuenta, cada vez eran más continuadas las peleas y a su vez más ardientes y salvajes sus reacciones sexuales. Mario empezó a ver claro que algo estaba pasando con su matrimonio, lo que antes se desarrollaba, de una forma pausada o cariñosa, a veces molesta y otras en una negativa rotunda, se había convertido en una necesidad por parte de él y de su pareja en cuanto al sexo y a las discrepancias familiares.

Consulto con varios amigos y entendidos de la materia de las malas artes y como siempre todo iba a parar a la misma dirección de siempre: mal de ojo, brujería, vudú, posesión infernal, Mario, como todos que les toca pasar por una situación traumática, suele creerse todo y nada a la vez, se agarra a un clavo ardiendo, o permanecer helado sin reacción, poco a poco empieza aceptar los que le está ocurriendo y quiere demasiado a su esposa para permitir que se destroce su matrimonio. No cree en nada, pero su vida a cambiado sin saber porque y necesitaba respuestas y una salida y la mejor de todas para descubrir secretos es permanecer.

Con la diferencia que a partir de ese momento el iba a estar pendiente de todo y cuando estuviese haciendo el amor con ella intentaría controlar la situación y así lo izo, pero era tal su desespero en el sexo que en la mayoría de ocasiones se rendía al propio sexo desorbitado que le ofrecía cada vez que hacían el amor y aun causándole estupor se rendía nuevamente hasta el punto de que un día después de una enorme pelea con su esposa y en la misma cólera y el desespero ante la situación  sujetaba ambas manos de su esposa mientras la penetraba con rabia y le preguntaba (Quien coño eres) Ese día para asombro de Mario pudo ver a la persona con la cual estaba haciendo el amor de forma tan desesperada y vio el cuerpo arrugado y el rostro de una anciana decrepita como las que salen en las películas de terror y ante la incredulidad y el momento le dio igual todo y ante las risas y las burlas de aquel ancestro siguió haciendo el amor con más fuerza y rabia todavía hasta el final.

A partir de entonces todo cambio, empezó a creer que no era normal lo que le estaba sucediendo y recurrió de nuevo profesionales de lo oculto.

Los primeros consejos, no sé porque pero al principio siempre acaba uno encontrando similitudes porque ha muchos que leáis esto ya os habrá pasado le recomendaron poner un plato de sal debajo de la cama para atraer a los espíritus que la perturbaban, de esa forma quedarían inmovilizados y dejarían de molestar encontrando de esa manera solución a su problema y estabilizando así su matrimonio y su vida sexual.

Para más regocijo de lo desconocido otra bruja le dejo un crucifico con la cruz de cabaraca y le recomendó que la cubriera en el mismo plato de sal y la pusiese debajo de la cama en el lugar donde solía dormir su esposa y así lo izo.

Si su vida estaba complicada el hecho de haber puesto la sal con el crucifijo la complico mil veces más, las peleas les destrozaba la vida y hasta dormían en camas separadas, para colmo cuando el amor de la pareja quería hacer frente a los problemas matrimoniales e intentaban hacer sexo la vieja decrepita se mostraba de la forma más deprimente ante él provocándole todo tipo de angustia y depresión que a su vez trasmitía a su esposa que en su desconocimiento y manipulación encendían más el fuego y discordia EN LA PAREJA alejándolos cada vez más.

Cuando se dio cuenta que la sal y la cruz de carabaca solo le traían más problemas empezó a interesarse más por los temas paranormales y siguiendo unos consejos detrás de otros llego a la conclusión de que la sal, lo que hacía era atraer a más espíritus o energías negativas y retenerlos más o menos según su fortaleza, convirtiéndose en un reto y un atrayente de lo paranormal, perturbando a extremos insospechados la reacción en cadena que llego a provocar. Ante estas situaciones solo el amor de verdad hace sobrellevar aunque mal la permanencia de ambos, motivo por el cual Mario le conto todo a su esposa, devolvieron la cruz de carabaca, y dejaron de poner sal debajo de la cama.  Ella al encontrarse poseída dentro de una vida aparente mente normal, la propia contradicción de sí misma y lo que le impulsa a ello le hace renegar a todo tipo de razonamientos y a tratar a su esposo de loco.

A duras penas Mario consigue convencerla para ir a otra bruja que le habían recomendado otro amigo y una vez en su consulta, les dice la forma de romper hechizos, maldiciones, mal de ojos y amarres que en su parecer y el conocimiento que le otorgaba dios según decía ella eran los causantes de tal situación, que les iba a costar bastante dinero porque era un proceso largo y peligroso y que si estaban dispuestos podría empezar ya por el peligro de que la bruja que la había poseído y una vez sido descubierta podría matar a la esposa y llevársela con ella.

Así que tal como me conto y ante la forma de enfocar el problema decidió  empezar las sesiones con la bruja.

Un circulo redondo rodeado de alcohol encendido y en medio una cazuela grande con limones, pólvora, incienso, sal, y diversos ungüentos fueron los que estuvieron ardiendo durante varias horas con la pareja dentro del circulo e implorando a un nombre desconocido para que les ayudara a salir de esa situación y vencer a la bruja y a quien la había enviado a los infiernos.

Me conto que durante tres sesiones en las  que efectuaban amarres en sabanas con objetos personales en las semanas siguientes y su correspondiente remuneración económica había servido para unirles un poco más y ha entender que la situación tenían que arreglarla ellos mismos  a fuerza de cariño, sacrificio y amor, porque si los que les estaba sucediendo le hacia más fuertes y a sobrellevarlo mal  pero con alguna esperanza, el seguir pagando a la bruja les iba a producir su ruina y el divorcio por culpa de la economía.

Esta noche no sigo más, pero poco a  poco iré desvelando todo lo que en los inicios de esta historia he comentado con esta y varias historias más que en su peculiaridad y sencilles de las mismas aun sorprenden más a la hora de llevar una vida estable dentro de la pareja.

Durante un tiempo el amor fue venciendo las dificultades entre ambos y poco a poco la imagen de aquella bruja fue desapareciendo sin llegar a saber quién era, que lo había provocado, el porqué se había introducido dentro de la pareja que se alimentaba de sus energías a través del sexo y el mal,  cuantas veces habían saciado ambos la sed y vicios de aquel ente horrible y repugnante.

Como he dicho el amor de la pareja consiguió vencer al espectro que los endemoniaba pero por desgracia las huellas que dejaron estos hecho no salvo el matrimonio  de Mario ni a sus dos hijos de la separación  de sus padres.

Actualmente ambos conviven con otra pareja, se ven muy de vez en cuando y se llevan bien pero ambos recuerdan y están marcados para toda su vida y les hace mantenerse en guardia en todo momento y sobre todo cuando hacen el amor con sus actuales parejas.

En ocasiones  y recordando que para mucha gente el sexo todavía es un espacio personal restringido por desgracia con muchas limitaciones y hablo de un tipo determinado de personas en su habito normal  y podría decir que hasta en las más liberales  los aspectos íntimos y muy personales se mantienen aislados dejando un espacio o margen entre ambos que difícilmente el otro puede entender o traspasar y que permite acceso a cualquier tipo de intrusismo entre ambos.

No hablo de la parte masculina o femenina de cada persona  que cada uno mantenemos dentro de nosotros ni  de otro tipo de fenómenos que ahora no voy a entrar por la deformación de la información que podría provocar hablar de ello. Si no de la propia apetencia interior que puede provocar deseos más masculinos o más femeninos según el momento o el tipo de personas que nos vinculemos que inconscientes les demos acceso  y se beneficien en afluencia de energías, deseos o placeres.

Aunque parezca asombroso es  hablando de sexo bastante normal que este tipo que podemos llamar fenómenos, al no haberlos asimilado todavía, ocurra en nuestro entorno y más dentro de parejas estables, ya que las esporádicas son más difícil de controlar y matizar en qué dirección se mueven al ser inestables, variables y poco  duraderas.

Como podéis ver diferenciar el sexo cotidiano o normal con lo paranormal parece fácil al entender que lo paranormal debe de ser sobre natural y espectacular y cualquiera puede estar detrás de una puerta con una fachada de ladrillo cara vista y un interior totalmente desconocido o por descubrir.

De eso será de lo que quiero hablar el próximo día, como veis esto surgió esporádico y así como nació van a seguir sus entregas.