Entrevista a José Mota por Jesús Pérez Marqués

No sé..., por qué me viene a la mente (Los últimos serán los primeros) Pero supongo que  como en la Chispa de la vida José Mota empieza su carrera cinematográfica tarde y prontísimo su reconocimiento ya que antes de estrenarse la película ha quedado finalista a los Goya 2012 al mejor actor revelación por esta película de Alex de la Iglesia.

La verdad que me he alegrado conocerle, en este momento y situación pese a los duendes azules vestidos de rosa, pese a su propio compromiso como humorista y actor adentrándose en un personaje y un momento crítico para el país y para su propia trayectoria.

Pero la verdad que ha valido la pena y esta ha sido de alguna manera la aportación de este encuentro con esta entrevista:

Jesús Pérez Marqués

 
   

El viernes y 13 de Enero se estrenaban su película, 'La chispa de la vida', uno su última cinta como director, Alex de la Iglesia y el otro, José Mota, su puesta de largo en el cine al protagonizar su incursión en la gran pantalla. El jueves 12  estuvieron en Barcelona ofreciendo una rueda de prensa y pudimos entrevistarle entre otros muchos medios.

 

 

 Entrevista a José Mota:

Como te encuentras horas antes del estreno:

Estoy muy emocionado. Ha sido intenso, he disfrutado muchísimo y estamos felices con el resultado. Es una película de rabiosa actualidad porque habla de algo tan tremendo como la falta de empleo, pero es esperanzadora y explica que no merece la pena perder la dignidad.

Cómo definirías la Chispa de la vida:

Puede que tragedia pero  creo yo con un barniz de esperanza, y creo que esta intención de esperanza es una particular visión que comparto con Alex , viene bien en estos tiempos en lo que estamos ,necesitamos creer que durante tantos tiempos los valores éticos en lo que hemos creído no han sido y que estas cosas tienen cuerpo aparte de alma y que están y no se deben perder.

Crees que es una película ética:

Aparte de un calado sentido de solidaridad social, demuestra tener una visión agradecida y sencilla de la vida diaria, que define como “un auténtico regalo” a poco que tengamos las necesidades vitales cubiertas. Y una frase perla “El miedo llamó a mi puerta. Y abrí, pero no había nadie“. Es decir, el miedo se esfuma al abrir la puerta y tenemos que perderlos para reclamar todo lo que hemos perdido.

Como ha sido adéntrate como actor en una película dramática:

El contraste es mayor, porque vengo de hacer un programa de humor para todos los públicos y, por el contrario, esta película es un carnaval dramático y, sin embargo, esperanzador, que deja buen sabor. Tiene un barniz dulce, porque se habla también de la esperanza, de que no todo vale, de que la dignidad merece la pena mantenerla.

Y el entorno:

Tuve que afrontar desde mi verdad temas muy dramáticos, pero ha sido un lujo. He empezado a lo grande, con un genio como De la Iglesia, con Salma Hayek, Blanca Portillo y Fernando Tejero... Es un regalo. Además de la sensibilidad y el hecho de que mi padre falleciese poco antes de empezar el rodaje.

Cómo es Salma Hayek

Una compañera maravillosa, de una generosidad impresionante, tuvimos química desde el kilómetro cero. Su personaje es clave para la película: alguien que lucha para que su marido, o sea yo, no pierda la dignidad.

Y su personaje:

El personaje del Salma me imagino que quiere vivir en un entorno que rime con lo que ella ha estado sintiendo y pensando durante tanto tiempo, durante toda su vida, el personaje tiene la dignidad de la familia.

Que denuncia “La chispa de la vida”

Puede que lo peor es que dormitamos ante algo que no es flor de un día. Y es como el minutero del reloj, que se va moviendo y no lo percibes. Con esa suavidad ha estado invadiéndonos la aceptación de la pérdida de dignidad en cosas tan obvias que no deberíamos haber permitido. Pero ¿quién gobierna estas cosas?

En mi humilde opinión es que estamos viviendo una vida que no nos da tiempo a digerir. No nos paramos a estar solos con nosotros mismos ni un minuto.

Que te ha aportado esta experiencia:

Esta experiencia me ha hecho sufrir mucho y disfrutar con la misma intensidad. El inconformismo está bien hasta cierto punto, pero cuando se convierte en obsesión tienes que saber decir basta, porque si compruebas que estás consiguiendo que algo se pueda mejorar, no paras. Forma parte de mi personalidad y me temo que no cambiaré. Tengo la suerte de que he disfrutado haciéndolo.

Parece como si la película vienes en un momento crítico de nuestro país:

Si, así es, una película necesaria en estos momentos de tanto «vociferío» político discutiendo si estos han hecho cosas peores que los otros, o intimidades sobre quién ha estado con quién. Supongo que todos tenemos un límite de aceptación y la gente lo sabe. El día en que ese límite suba como una gota de aceite en el agua, no lo va a parar nadie.

Hay culpables en ello:

En parte todos somos responsables. Nos llenamos de todo y no disfrutamos de lo básico. Nos hace falta más que el comer, tener tres plasmas en casa para ver la tele mejor que nadie. Nos rodeamos de un montón de cosas y eventos solo materiales. Necesitamos el ruido para no vernos. Hay terror al silencio, porque hay cosas que tenemos que echarnos en cara, que decirnos, y somos cobardes ante la opción de escuchar.

Tarea complicada en una época con tantas crisis (económicas, de valores y familiares), y con una sociedad voraz y todavía consumista.

Crees que la película va aportar nuevos conceptos para seguir en esa línea:

Yo creo que todo esto que pasa no es un cachorrito de perro al que hay que educar, hablamos de un dragón enfurecido. Las cosas ocurren por una razón, en el mundo y en nuestras vidas. Incluso ahora las crisis traerán cosas buenas. Me siento positivo ante el reto de querer salir adelante. Deseo y me gustaría haber creado un precedente junto con Alex y todo el reparto por supuesto para que al menos nos sirva de reflexión.

Gracias José, me habían hablado de tu cordialidad y tu trato afable amistoso  y humano en las entrevistas y hoy lo he podido comprobar, afirmar  y desear que tu faceta de persona no la pierdas nunca, si ya estábamos acostumbrados a sus roles cómicos como El Tío de la Vara, la Blasa o la Vieja del Visillo en esta ocasión y con este tu ultimo y primer trabajo como actor en esta película “La chispa de la vida”  has conseguido generar una madurez interior  que enriquece, al actor, al cómico  y a la persona.

Gracias de nuevo y hasta la próxima.

Jesús Pérez Marqués